El próximo miércoles 22 de Enero, a las 13:15 horas, la Federación de Industria de USO llevará a cabo, junto con el sindicato UGT, una concentración frente al Congreso de los Diputados, en defensa de los puestos de trabajo en la industria electrointensiva, que son los que están pagando la inestabilidad del sector.

Tras los resultados de la última subasta de interrumpibilidad, por una parte, y de la falta de medidas concretas que puedan suponer una mayor competitividad de la industria de gran consumo eléctrico, tales como son el estatuto de la industria electrointensiva, los pagos por emisiones indirectas de CO2, la reducción de peajes, fomentar las contratos bilaterales, y recuperar la competitividad perdida, FI-USO y FICA-UGT convocaremos movilizaciones en defensa de los puestos de trabajo del sector de la industria electro intensiva, incluyendo la concentración en Madrid del día 22.

El coste de la tarifa eléctrica es el coste de producción fundamental de nuestra Industria Básica y la decisión tomada de reducir un 57% el número de bloques ofertados no subastando los grandes bloques de 40MW, ha conllevado que el precio por la compensación tarifa eléctrica se haya hundido, aumentando el coste de producción para las empresas de nuestro país, que conllevara la deslocalización de nuestra industria electrointensiva a países de nuestro entorno, de dentro y fuera de la UE pues soportamos una brecha de entre 20/25€ frente a la competencia que si cuentan con mecanismos útiles de reducción factura energética.

Por tanto, las organizaciones sindicales convocantes hacemos un llamamiento a los agentes políticos en su conjunto, y muy directamente a los Ministerios de Transición Ecológica y al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, para que sigan las indicaciones de la Comisión Europea, la industria española se aleja de los objetivos marcados por la UE y reduce su peso en el conjunto de la economía del país hasta el 16% cuando el objetivo marcado para 2020 es del 20%, siendo uno de los motivos del retroceso no desarrollar una estrategia política dirigida a lograr unos costes de energía asequibles como máxima garantía de la continuidad del empleo y la actividad en gran número de factorías industriales vinculadas de forma directa a sus costes energéticos.

Es por tanto necesaria una acción de gobierno inmediata y que esta cuestión sea una de las prioridades absolutas no solo del próximo ejecutivo, si no de los responsables políticos que ahora mismo ya están tomando decisiones equivocadas, las diferentes administraciones, incluyendo los gobiernos regionales afectados, pongan encima de la mesa la defensa de los intereses del empleo y la continuidad de la actividad de los trabajadores afectados en el conjunto del Estado, por ello las Federaciones Estatales firmantes reiteramos nuestra disposición a trabajar conjuntamente con todos agentes sociales y políticos con el objetivo de avanzar en una solución equitativa que garantice la posición competitiva de la industria electrointensiva española, como máxima garantía de estabilidad del empleo y condiciones laborales de los trabajadores a los que representamos.

Así mismo, las organizaciones sindicales hacen un llamamiento a la responsabilidad de las empresas, exigiéndoles que no tomen ninguna medida que pueda suponer pérdida de puestos de trabajo en ninguna de las plantas afectadas.

Recibe nuestro boletín

Usuarios registrados