El pasado miércoles 26 de Julio, se produjo la segunda jornada de huelga que, en solicitud de unas condiciones laborales dignas y que se rijan por el ordenamiento laboral español en lugar del irlandés, están llevando a cabo nuestros compañeros de Ryanair que desempeñan las funciones de tripulantes de cabina de pasajeros en la compañía low-cost irlandesa, la Federación de Industria de USO Madrid (USO-FIM) mostró, como no podía ser de otra forma, su total e incondicional apoyo a la movilización y las reivindicaciones de los compañeros.

Las reivindicaciones de nuestros compañeros, que para cualquier trabajador español entrarían en el rango de innegociables, no son de aplicación para ellos, puesto que Ryanair, cuyo domicilio fiscal está en Irlanda, quiere que las relaciones laborales aplicables sean las de Irlanda, lo que deja a nuestros compañeros indefensos en muchas ocasiones. Las peticiones de nuestros compañeros son las siguientes:

• Contar con una mutua de accidentes de trabajo 

• Asistencia médica normalizada como cualquier español, pese a ser españoles y residir en España

• Cobrar los días de baja, como cualquier otro trabajador español, a través de la Seguridad Social, lo que no se produce ya que no cotizan en España.

• Que cese la retención de entre 40€ y 50€ al mes para el rescate de los bancos irlandeses.

• Tener la posibilidad de poder pedir una hipoteca y comprarse una casa, lo que en este momento no pueden hacer en España al cotizar en Irlanda, ni en Irlanda al vivir en España.

• Flexibilizar y humanizar el régimen disciplinario de la compañía, que tiene a los trabajadores en un régimen de terror, y que se aplica por el simple hecho de no avasallar a los viajeros con ventas durante el vuelo.

• El reconocimiento de los delegados sindicales, que sólo pueden realizar sus tareas sindicales durante su tiempo libre, cuando la legislación española permite su realización en horas de trabajo y el derecho a la sindicación es un derecho fundamental reconocido por la Constitución Española.

• Que Ryanair cumpla las legislaciones de los países en los que opera, así como las sentencias de la Unión Europea, que tampoco cumple.

• Respeto por parte de Ryanair a sus trabajadores.

• Que todos los tripulantes que viajen en un mismo avión, tengan las mismas condiciones laborales, sin distinguir entre plantilla y subcontratados, ni por el país de procedencia.

Ante estas peticiones, a todas luces más que justas, la respuesta de la compañía ha sido la de coaccionar mediante correos electrónicos a los trabajadores y culpar de las cancelaciones a los TCP, cuando el problema son las vergonzosas condiciones laborales que defiende Ryanair, y que se niega a negociar.

Por ello, desde la Federación de Industria de USO Madrid, seguiremos apoyando a nuestros compañeros en sus reivindicaciones.

 

#RyanairMustChange

Recibe nuestro boletín

Usuarios registrados